Picture of the Day - Oops... Incidentes Tragicómicos

San Pedro de Atacama - Tatio
El otro día mientras tomaba Café con una amiga, conmentábamos nuestros viajes  y las cosas tragicómicas que nos habían ocurrido. Gracias a eso se me ocurrió escribir sobre que sucede los Incidentes Tragicómicos durante los viajes o vacaciones.

Pienso en todas estas anécdotas , tipo Crónicas de Neville Longbottom, que durante años me han hecho más reír que lamentar... Como cuando no supimos manejar una ducha con un sistema de encendido demasiado moderno que no usaba llaves en un prestigiado Hotel... O cuando me comí una mosca porque estaba en un chocolate... O cuando los tábanos nos atacaron y quedé con picaduras en las piernas por meses.... O cuando mi amigo me atropelló con su moto accidentalmente mientras veníamos de la playa... O cuando fui atacada por un Cerdito bebe y tuve que subirme al auto por la ventana del conductor para salvarme!!!   O cuando con mis amigas nos quedamos 12 horas en el Aeropuerto Ezeiza porque entró en erupción un volcán y no se podía cruzar la Cordillera de los Andes.... También cuando llegué con mi maleta favorita molida.

Recordé esa vez que mi vuelo llegó con casi dos horas de atraso y tuve que correr de un terminal a otro arrastrando mi maleta porque se quedó con una sola rueda  y que todos me miraban por que corría "divertido" con la maleta de 20kg, siendo que el boarding call de mi vuelo era en 5 minutos y aún no pasaba por Control Migratorio. O cuando se metió una cucaracha por el aire acondicionado a mi habitación (jamás había visto una en mi vida).... O cuando con mi familia nos intoxicamos gravemente por comer mariscos y pasamos la mitad del tiempo cama.... Y la última, cuando me caí a la Laguna Congelada... Sí, así como ven en la foto de arriba. Pueden leer la historia entera de este episodio en mi 3ra entrada de San Pedro de Atacama, Tatio y Machuca!

Para resumirles un poco la historia, esa vez estábamos a más de 4000 m.s.n.m. Lo más gracioso es que antes que ocurriera, pudimos caminar sobre el hielo y este no se rompía... Estaba parada en el montículo que sobresalía de la Laguna Congelada. (Así como ven en la foto). La cosa es que me mareé de repente (por la falta de oxigeno a esa altura) y mi pie en vez de pisar la tierra pisó el hielo y pasó de largo.  Sentí como si me acuchillaran el pie miles de veces y dolía mucho por el frío (-12°C).
 No llevaba nada para cambiarme, así que después de limpiarme opté por usar uno de mis guantes de lana y me lo puse como calcetín. Una chica canadiense me prestó una hawaiana y así seguí las siguientes horas del tour. Gracias al humor y ocurrencia pude seguir muy bien.... Quizás otra persona se habría quedado en la Van enojada y no se hubiese bajado a visitar ninguna otra parada del tour.

No siempre las cosas van mal, pero creo que depende del riesgo en que te involucras.
Estas son las historias tragicómicas que siempre voy a contar, porque rompen el esquema y es entretenido revivirlas, mis amigos mueren de la risa cuando les cuento mis historias "graciosas". Lo importante es tomarse las cosas con el mejor humor.
Por supuesto parece desesperante durante el momento en que ocurren pero creo que siempre hay que relajarse, decidir tomarlo de la mejor manera y ver las cosas con humor para revertir el ánimo de la situación. 

Conozco personas que han llegado de viajes a destinos maravillosos y solo porque les ocurrió algo ínfimo, su humor cambia y los comentarios de sus recuerdos son muy amargados... 

Hay que ser consciente que también ocurren imprevistos que pueden arruinarte el viaje, como robos o que algo desfavorable o peligroso te suceda.... Creo que nadie espera mantenerse 100% positivo luego que te ocurre algo. A mi me han robado 2 veces mientras estaba en el extranjero pero aún así , después de ese molesto momento, no he dejado que esos momentos me arruinen mis aventuras.